Archivo de la etiqueta: monos

ESTAMOS EXPERIMENTANDO DIFICULTADES TÉCNICAS…

Nuestros monos redactores volvieron de sus vacaciones en Uruguay y estaría costándoles un poco reintegrarse a la rutina.

Anuncios

Elige tu propia aventura.

Ustedes creerán que invento estas cosas que me suceden en el colectivo pero, son verdaderas.

El viejito

Una camisa gastada, un paraguas que ignoraba el sol poderoso de las 4 de la tarde, las palabras le habían volado los dientes hacía rato, tenía la mirada de quién ve más allá, pero a través de una cortina de agua, muchas ganas de conversar y pocas oído remolón.

Parece que tengo un imán para los personajes extravagantes, será mi peinado a la “palmera de isla de Bikini”?, o que a mi pesar cuando se callan les saco temas de conversación?

Me contó que fue profesor de educación física, que próximamente no iba a pagar más el colectivo porque cumplía 80 años, que tampoco iba a usar más ropa ni colectivos porque tenía cáncer, no pude evitar sonreír {por defecto creo que todo lo que me dicen son ironías} y sentirme mal inmediatamente después y que ya nada tenía sentido mientras miraba lejos por la ventanilla…

Se paró a duras penas, le preguntó al chofer si era su parada, giró me miró profundamente, agito una mano llena de tiempo y se fue.

Barbarie

son las 00:25 del día lunes, estoy en la parada del colectivo luego de mi baño de superficialidad semanal [ver la Gala de expulsión de Gran Hermano].

un colectivo de esos que nunca te tomaste y que van a lugares que no existen simplemente porque no los conocés detiene su marcha bruscamente.

dentro la gente está parada, se escuchan gritos, se ven forcejeos.

un grupo de 6 seres de ambos sexos bajan rápidamente y a los gritos arengan a otros a bajar y pelear. ocho monos de diversos modelos se bajan y empieza el forcejeo al estilo negro-villero es decir sin respetar las reglas del deporte de caballeros llamado box, tirando patadas y manotazos al aire a diestra y siniestra, y por sobre todo en manada.

se escuchan gritos de mujer rápidamente acallados por cachetadas, gorgoritos masculinos del estilo –dale gato parate de manos!. Uno encuentra una botella [no sé de donde] la rompe en el suelo y cómo si fuese un magneto se le “pegó” al torso a uno de los primates. Otro intentaba romper el cordón de la vereda cual simio en celo.

diez segundos después los del segundo grupo se dispersan y corren unos 40 metros tras el colectivo que había intentado un fuga truncada por el semáforo en rojo. se cuelgan de la puerta y el chofer, a esta altura un esclavo pasivo envuelto en látex, les abre.

Pegame y decime Marta

a todo esto de los cuatro que eramos en la parada del colectivo, la única piba desapareció, aparentemente corrió 100 metros en 3 segundos hasta la esquina opuesta a la demostración de poder y se encestó en un taxi.

los otros dos pibes resultaron ser charladores y nos fuimos en el mismo colectivo hasta buena yerba.

Moraleja: llevá la 38 cargada y sin el seguro, echaron a Chizo [portentoso culo], odio a Christian U., se puede conocer un montón de gente aunque no quieras.

Mirá boluudo tiene arenita dentro!

mordi los domingos en el transporte público se convierte en la Dimensión Desconocida.