Archivo de la etiqueta: amor

Música

Danza conmigo,

¡danza!

no mires las luces,

¡no te marees, no te canses!,

el refugio está en mi pecho,

tu sol en mis ojos.

Mi vida es la tuya.

mordi pensaba en Rosario, escribí eso en un ratitito, perdonad la espontaneidad.

Anuncios

Ellos.

Esto se me ocurrió anoche mientras veía una pareja besándose en un bar. A veces soy descortés con la gente que me rodea porque miro más allá de nosotros…

El beso salvaje del amante la humedece

ella contesta y redobla la apuesta,

él es todo vigor,

un espiral veloz hacia la carne,

el calor,

la carne que llama a la carne,

el deseo y su culminación.

Epilogo en un abrazo tierno.

mordi se vuelve siempre a los mismos lugares…

caricia húmeda, caricias…

el agua fría de la ducha

se mete dentro de tu boca dentro de la mía

una misma boca

tu lengua ardiente busca

su imagen [que vive dentro mío]

los cuerpos se acercan

danzando una danza sin música

esto es sólo un juego,

posterior a la guerra de la carne y del sentimiento

preámbulo

de otro encuentro.

 

mordi hacía mucho [que no escribía]

una birra, 2 vasos por favor.

Les tengo que confesar un cosa, tengo una enfermedad tremenda llamada puntualidad extrema. o llego tarde, 15/20/30minutten tarde, o 5′ antes a las citas. vivo en el campo y las diligencias no pasan muy seguido.

Esa noche mis amigos de andanzas estaban atrasados, muy. nochecita, calor, calorete, sentado en una mesa cualquiera de mi bar favorito.  Aparece ella, la moza. hace 2 años que interpretamos los mismos roles en esta historia rara, hasta indie, podría decirse.

Tengo una cosita con ella, un flirteo?, una danza de miradas y sonrisas?, un histeria inocente?. Será una mera estrategia de marketing de los del bar para atraer mamertos? ponele. Soy uno de ellos.

– traeme una birra por favor.

– dale, cuantos vasos te traigo?

-[odiando la impuntualidad ajena] traé dos, uno es para mi amigo imaginario

– dale (pero que sonrisa luminosa tiene esta mujer!)

siguió la noche, siguió viniendo a la mesa y sacando el tema del amigo invisible con esa sonrisa tan linda que tiene. me encanta ese bar, como rico, escucho musiquita tranquila, veo a una mujer hermosa.

///

Otra noche y con otras personas, un amigo perspicaz, Gastonelle, me dijo “dejale tu teléfono”… no lo hice.

Otra vez me dijeron “está con vos”… tanto como yo de ella.

La ultima vez que fui a este lugar semi happy hippie, y en el amanecer de mi natalicio, mi coach me dijo:

– dale gil, animate! pedile el telefono, hacé algo! [a ella también le había pegado el alcohol y me hablaba a los gritos mientras me zamarreaba]

– mejor no. lo nuestro es perfecto. dejalo que siga siendo platónico.

///

mordi soy muy tímido.

ACTUALIZACIÓN – La historia continúa aquí.

tomate el 18 [parte 1]

Hola soy mordi, me conocen de películas cómo “Me enamoro, me rompen el corazón” y “Soy un tonto cursi“; en esta ocasión quiero contarles una historia sobre una chica y un chico.

Ella sacó un aviso en Facebook buscando información sobre un chico. Ellos se encuentran todos los días a la misma hora, en el mismo colectivo. A ella le gusta el pibe, pero aparentemente el no la registra.

Debo decirles que ella es una gran amiga y me pone contento su enamoramiento colectiveral. Cómo cultor del tirate-a-la-pileta-después-fijate-si-tiene-agua mis consejos siempre van dirigidos hacia el ataque.

No hay nada más divertido para hacer en un colectivo que sentarte al lado de alguien que te gusta y mirar con el rabillo del ojo. Mantener esa charla muda del roce con el otro. Espiar lo que hace sin mirar del todo.

Que lindo cuando pasa eso, no?

Seguiré informando al respecto.

mordi el nabo