Todas las entradas por TONY

Todo lo que podría interesarle conocer de mí se encuentra en www.calamocurrente.com.ar , sitio donde expongo ideas diversas y comparto letras personales desde hace algunos años.

ESTAMOS EXPERIMENTANDO DIFICULTADES TÉCNICAS…

Nuestros monos redactores volvieron de sus vacaciones en Uruguay y estaría costándoles un poco reintegrarse a la rutina.

Anuncios

30 excepciones al tedio laboral cotidiano

Estoy de vacaciones y no estoy tirado en la arena, ni mejorando mi bronceado ni nada parecido. Estoy actualizando el blog porque cuando me presente a cobrar los últimos meses, hubo entredichos con La Gerencia y aparentemente yo habría acordado no cobrar nada por esta actividad y que aun si ese fuera el trato “estaría en severo incumplimiento de mis tareas”, según estos burócratas. Así que, yendo por partes –y como mis abogados aconsejan para evitar potenciales denuncias- vamos a atacar el temita del “incumplimiento” primeramente y después la cuestión de los honorarios, que confío solucionaremos como hombres, pulseada de por medio en un antro oscuro o a los tiros en un duelo armado.

Image

En estos días tengo un breve descanso de mi trabajo diurno y mientras me dirigía a recibir el óbolo correspondiente a mis servicios pensaba en el variado matiz de estados de ánimo que se puede portar realizando el mismo recorrido, porque seamos honestos: a no ser que Ud. sea un afortunado catador de cerveza y chocolates, la mayoría de las veces que nos encaminemos al lugar de trabajo llevaremos un ánimo similar al del reo que camina hacia la horca, pero sin visos de terminar sus sufrimientos con los estertores de la asfixia. Como sea, existen honrosas excepciones dentro de la rutinaria semana laboral, días que pueden ser listados a continuación:

  1. Los viernes.
  2. La víspera de un feriado.
  3. El primer viernes del mes (correspondiente al día de pago)
  4. El viernes, víspera de un feriado largo.
  5. El viernes, víspera de vacaciones.
  6. Los días que contamos con el conocimiento previo de la ausencia del jefe.
  7. Los días que debemos retirarnos temprano.
  8. Los días que debemos retirarnos temprano sin ningún motivo.
  9. Los días que debemos retirarnos temprano para asistir a una entrevista para un mejor empleo.
  10. Los días que debemos retirarnos temprano para adquirir un bien importante (un auto, una casa, un terreno).
  11. Los puntos 6. al 10. pero en viernes.
  12. Los días que llegando temprano te vas antes que se ponga el sol.
  13. Los días que llegando más temprano te cruzas con la de la oficina de arriba, que está tan buena.
  14. Los días que llegando más temprano te encontrás con la de la oficina de arriba en el colectivo y te da charla.
  15. Los días que llegando muy temprano te encontrás con la de la oficina de arriba y le das.
  16. Los días que vas a la oficina a hacer una sola cosa y te retirás.
  17. Los días que vas a la oficina a hacer una sola cosa, y esta es cobrar.
  18. Todos los días que dura una relación en la oficina.
  19. Todos los días que dura una relación clandestina en la oficina.
  20. Todos los días que dura una relación clandestina con la jefa en la oficina.
  21. El día que vas a pedir un aumento que sabés anticipadamente que será concedido.
  22. El día que vas a pedir un aumento que probablemente sea negado y estás dispuesto a prender fuego a la oficina.
  23. El último día en un trabajo al que renunciaste.
  24. El día que vas a renunciar.
  25. El día que vas a renunciar y previamente depositas una “sorpresa” en el baño del jefe.
  26. El día que vas a renunciar y le revelás al jefe cuantas veces usaste su oficina como “albergue transitorio” el fin de semana.
  27. El día que vas a renunciar y además de los puntos 25. y 26. le exigís al jefe una bonificación por no contarle a su mujer el desliz que tuvo con la de la oficina de arriba, que al final resultó bastante casquivana.
  28. El día después de renunciar que vas a dejar tu llave y aprovechas de dejarle un “regalito” sobre el escritorio al jefe.
  29. El día después de renunciar que vas a la casa del jefe a dejarle el último “regalito” en su puerta. En una bolsa. Prendido fuego.
  30. El día después de renunciar que vas a la casa del jefe a dejarle una foto del muñequito vudú que hiciste y que lleva los anteojos que nunca encontró en la oficina.
DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: Todoslosescenariospropuestospartendeunejerciciodeabstracciónysonpuraespeculación. Elordendelalistanorepresentarigurosamenteelgradodesatisfaccióndecadaexperiencia.

Cosas que suceden en el transporte público

La línea de colectivo en la que viajo al mediodía tiene un extenso trayecto interurbano del cual no recorro ni siquiera una cuarta parte. Recientemente renovó muchas unidades y ahora todas cuentan con un estéreo y parlantes en la última fila. Podría decirse que paralelamente se implementó una política respecto a la música seleccionada (suele ser alguna estación de radio pasando easy-listening de hace más de 10 años) pero a veces en las primeras 20 cuadras, que es donde subo y cuando la unidad está más vacía, algún chofer suele tomarse la libertad de poner alguna cumbia y de subirle el volumen lo suficiente para que la misma se escuche incluso antes de abordar. Este hecho no suele ser una molestia porque porto mi propia música desde que el señor Wilson Alkman inventó los auriculares.

No obstante, este viernes estaba hablando por teléfono mientras subía al colectivo y para cuando corté sonaba esta canción en la radio.

Todavía pensaba en otros asuntos cuando noté una voz un par de asientos atrás coreando a muy bajo volúmen el “déjame intentaaar, déjame intentaaaar”. Mi compañera de asiento gira brevemente la cabeza como buscando el origen de la voz pero sin ser demasiado evidente, luego desiste de su búsqueda y continúa escribiendo en su blackberry. Segundos después se escucha un poco más fuerte “déjame quererte como nunca nadie te ha querido…” y ya a nadie parece llamarle la atención.

Unas palabras del locutor, otra canción, esta un poco menos conocida y la chica blackberry se baja del colectivo dejándole el lugar a un muchacho presumiblemente destetado con alimento para elefantes. El tipo sobresale bastante del asiento que compartimos pero no parece ir incómodo. El colectivo ya viajaba completo cuando el cantor del último asiento reanuda su recital mientras la radio reproduce:

Entonces se suma el recién sentado repitiendo “corazón con corazón, en un solo salón, dos bailarineees” y yo siento que estoy en un flashmob. Mientras se suma otra voz unas filas más adelante, sube un vendedor de chocolates –el mismo que otros días es completamente ignorado- y hace el negocio del día en un clima muy diferente al de costumbre.

El feliz vendedor todavía cuenta billetes de 10 pesos cuando mi celular vuelve a sonar. Los románticos latinos abandonan abruptamente su tarea y yo no puedo evitar sentirme culpable por la interrupción, pero para fortuna del pasaje mi parada está muy cerca. Antes de descender del colectivo puedo escuchar nuevamente el improvisado coro y tengo la sensación de estar regresando de una dimensión paralela.

¡Entrevista exclusiva!

De muy buen humor y haciendo gala de una timidez inesperada, nuestro entrevistado nos tiende la mano y se dispone a iniciar una amena conversación. Cuenta más de 5.3 millones de seguidores en twitter (con un enorme porcentaje de admiradoras de sexo femenino), aunque prácticamente no lo usa. “He pensado en darlo de baja, pero me halaga ver que cada día entre 50 y 100 nuevas personas desean saber sobre mi” nos confiesa casi avergonzado por sonar poco modesto… ¿Pero quien podría darle la espalda a semejante caricia al ego?

“Lo más agobiante de la fama es tener que responder siempre las mismas preguntas”, reflexiona a continuación tomándose el mentón con la mano izquierda, “¿Te gusta más tal o cual cosa?, ¿Qué opinas de tal y tal otra persona?, ¿Cuál es tu libro, color, canción favorita?, ¿La palabra que más te gusta?, ¿Un lugar en el mundo? y demás fórmulas, a las cuales trato de dar una respuesta diferente cada vez solo por entretenimiento, aun a riesgo de sonar contradictorio”. Es consciente de las reglas de la popularidad y nos cuenta muy animado como ha armado mentalmente, a modo de ejercicio, nueve complejos personajes diferentes que usa a la hora de conceder entrevistas. “A veces confundo un poco algún detalle u olvido cual fue el último personaje que utilicé”, comenta con una carcajada.

Asumiendo el riesgo de sonar como aquellos aburridos encuestadores, nos animamos a consultarle sobre algo tópico entre los famosos “¿Cuál es la pregunta que más le hacen y que más le cuesta responder?” Su rostro jovial de repente pierde un poco de brillo y desvía sutilmente la mirada hacia el piso. “La pregunta más repetida en internet, coincidentemente con otras celebridades, es sobre la identidad. A diario al menos una persona me escribe diciendo ‘de verdad sos Brad Pitt? :DDDD’”. Con infinita paciencia y tratando de estar a tono con tanto entusiasmo algunas celebridades optan por ofrecer un corto y expresivo “Siii” y en ocasiones dedican una foto instantánea a quienes coinciden en un mismo momento en la consulta.

“Lo difícil en mi caso es cuando debo aclararles que no soy el actor de Hollywood”, completa a media voz Brad Pitt (23), estudiante de administración de empresas. “La gente no se toma muy bien la decepción, las que peor reaccionan son las más jóvenes, algunas me han dedicado insultos que harían sonrojar a la barrabrava de Boca, pero son solo palabras en el éter”, completa Brad encogiéndose de hombros pero tratando de sonar convencido. Consultado por la posibilidad de cambiarse de nombre, nos responde de forma severa “Sería una deshonra a mis antecesores. Mi difunto abuelo, Juan Carlos Pitt, llegó a este país y trabajó muy duro para hacerse un nombre” cuenta con un ensayado discurso el heredero de “Panaderías Pitt”, la popular cadena de horneados rápidos.

Pero las dificultades del joven Pitt no son nuevas. Aunque sus amigos le advierten que es algo que fácilmente podría explotar en su favor, él atribuye su soledad crónica a ser inevitablemente comparado con su homónimo, quien probablemente sea el tipo más genial que ha pisado tierra. “Es millonario, solidario, trabaja en la industria del entretenimiento y es bueno en lo que hace” reconoce con la mirada extraviada y un leve balanceo lateral de la cabeza. “¿Además, viste los caramelos que se come?” añade cambiando el tono en un forzado intento de apuntar su propia masculinidad, pero vuelve rápidamente a enumerar virtudes con la mezcla de admiración y azoramiento anteriores. “¿Sabias que le gusta la arquitectura? Pero no necesitó ser parte de esa raza de morlocks llamados arquitectos… no, lo suyo es un hobby… ¡un hobby!” continua balbuceando.

Nos levantamos en respetuoso silencio y dejamos que nuestro interlocutor continúe su rico diálogo interno, cuando presenciamos que las personalidades creadas empiezan a aflorar y debatir acaloradamente (una de ellas recurre a la violencia física y se muerde una mano pero desiste rápidamente al comprobar la contundencia de los dientes). Aprovechamos que parece mirar a través nuestro –mientras continua hablando- para dirigirnos al bar de la otra cuadra y pasar en limpio la desgrabación de nuestra charla. Finalizada la labor, recordamos a los restantes Brad Pitt del mundo y  tomamos conciencia de su lucha diaria. Bebemos en su honor el último escocés de la tarde antes de enviar nuestro artículo a la Redacción.

Como John Nash…

Justo pensábamos que ya es hora que Cristina decrete un nuevo feriado llamado “semana puente” que vaya del 24 de Diciembre al 2 de Enero, y resulta que este año las vísperas y fiestas caen en fin de semana.

Nos habíamos jurado no consumir ácido para sobrellevar la última semana del año, pero fueron suficientes los sándwiches de miga (especialmente esos de verdura a los que nadie le prestó atención el 24) para desencadenar un proceso que probablemente no tendría otro límite que el de nuestra existencia tetra dimensional y la velocidad y capacidad de transmisión neuronal; lamentablemente el tomate de anteayer y el prozac están produciendo una reacción extraña, así que sabrán disculpar si no llego a cerrar la idea. Por ahora lo veo y TODO ESTÁ CONECTADO.

Seguir leyendo Como John Nash…

Comunicado de prensa #2819

1800 rickrolled so far

Entre otras noticias, se acerca un nuevo aniversario de esta humilde morada para aquellos pensamientos que han sido obligados al exilio en nombre del buen juicio y el raciocinio, para las ideas “con capacidades diferentes”. Para las pelotudeces, digamos.

Nunca fue otro el objetivo de  sus autores que el de hacerse mugrosamente ricos darle una salida creativa a un millar de planteos surgidos de mentes brillantes pero habitualmente agobiadas por las labores diarias, la completa entrega al perfeccionamiento de las artes reproductivas y la experimentación con drogas duras.

En cambio, nos salió un blog. Culpamos de ello a la sociedad (por si acaso).

En todo caso, nunca obligamos a nadie a que lea nuestros desvaríos (excepto, claro, a nuestro staff de tipógrafos y supervisores coreanos, a quienes mantenemos en el sótano a salvo del cruel dictador, al menos hasta que averigüen que el tipo palmó).

Pero a los que nos leen; suscriptores, comentaristas, respondedores de encuestas, otorgadores de estrellitas, fans de Facebook y onanistas sin remedio que entran buscando las perversidades más desoladoras; a todos, nuestra gratitud.

¡Continúen en sintonía, en breve este blog estará develando los más grandes misterios del 2012 y los números de oro de La Gaceta! o probablemente publicando alguna que otra insensatez.

Leer este blog causa los siguientes efectos secundarios:

Hotcorn! from Juan Pablo Zaramella on Vimeo.

El deporte conocido como “leer Contexto en el laburo disimulando las ganas de reír a carcajadas” corre peligro en manos de una extraña afección que está convirtiendo paulatinamente al amarillista diario en una publicación rosa. Una especie de falla hepática pero al revés. Los escándalos, Alperovi, los Kirner, los aliens y las conspiraciones le abren paso a artículos dignos de revistas orientadas al género femenino. El pronóstico del paciente es reservado.

Pero la estupidez goza de cabal salud y se implementaron los muy esperados (vaya a saber por quién) comentarios. En palabras del popular mordi, cruzaron a Facebook con Contexto y tuvieron crías deformes. Bueno, no son precisamente sus palabras porque estas son irreproducibles, al igual que los dibujos que complementaban su explicación (el pibe tiene una cierta fijación que nuestro staff médico está tratando de determinar hasta que punto es saludable y creativa). ¡Enhorabuena, insigne pasquín del NOA!