Lemuria de los vientos

Anónimas flamean máscaras de espejos que velan por las vergüenzas que Adán no cubrió.

Semilla de sol sembraste en los ojos, que cada eclipse es un guiño que bifurca el norte de los peregrinos.

Rocío en la garganta cuando amanecido el dolor del alma platea la mañana.

Un barco sirve de muelle a las olas que el viento orquesta cuando los ecos de las huellas se bañan dos veces en el mismo recuerdo.

Rebalsan las lágrimas como máscaras de espejos, explorando el rostro secreto.

Navega el poema porque sucede que respiramos tiempo…

Las palabras se van con el viento que suspiro cada vez que te extraño…

Volviendo al Edén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s