Todo

Si dios fuese todas las cosas, sería todo lo conocido.

Pero sucede luego que dios es también lo desconocido. Y lo desconocido no tiene nombre, ni relación alguna con lo conocido.

Eso que pretendemos nombrar bajo el título de “todo”, es solo la suma de las cosas que están a nuestro alcance.

Mas no sabemos como opera lo desconocido.

No sabemos si podemos llamar “todo” a sus partes, o si es que tiene partes, o si es que es simétrico a aquello que conocemos.

Y si decimos que dios es “mucho más que todas las cosas”, hablamos de lo que no podemos hablar, justamente porque lo desconocemos.

Claus abandonó a la Filosofía a la edad de seis, una tardecita de abril, en la placita cerca de su casa, mientras jugaba a la pelota con su padre y su hermano.

Allí fue que se dio cuenta de que la verdad no está en las palabras, sino en el corazón…

Lloraban las nubes pétalos de rosas blancas.

Anuncios

2 pensamientos en “Todo”

  1. Qué hermoso poema Gastonelle. Bello de verdad… aunque no sé si existe lo bello de mentira, lo falso bello. Para hacerlo sencillo: me gustó muchísimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s