noche mil quinientos doce.

mientras pensaba que hacía mucho no escribía,

mientras escucho música

y leo,

pienso

en esas situaciones en las que despacito

va entrando el sueño

o la inspiración

es como ir de la mano en el jardín de infantes

con la nena rubia que te dió el primer beso

mordi desvarío ultimamente.

 

Anuncios

3 pensamientos en “noche mil quinientos doce.”

  1. ¿Por qué será que uno tiene sueño y no se puede dormir? ¿No tendremos la conciencia tranquila?

    Lindo señor mordi. Pero a mi no me dio mi primer beso una nena rubia :(, bueno a veces no y otra tampoco.

    Que le(nos) venga el sueño

  2. Ufísimamente yo peleo con el sueño. Siento angustiada que se me va el día, que los pierdo, que se desvanece en el sueño y yo con él.

    No volvería al jardín de infantes porque era de monjas y eran todas nenas rubias taradas que no sabían leer (y yo ya sabía desde hacía ratooo).
    Total que mi primer beso fue a los 14 años en un lluviosa tarde de invierno. No me acuerdo el nombre del chico, no fue mi primer amor… quería saber qué era eso de un beso. Y recuerdo -no se rían ché yo era nena- que era un asco esa cosa húmeda y apreté fuerte los labios. Mirado a la distancia pobre chico.
    El amor me tocó el corazón recién a los 22 años… en la Facu.

    Pero el tema era el sueño.
    Me gusta soñar despierta.
    Y leer siempre.
    Y especialmente leerlo a mordi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s