Enantiodromia

Supongo que las cosas también tienen vida.
Las cosas de la mente, también tienen vida.

Supongo que vos también tenés vida.
Supongo que el mundo y las diez mil cosas también tienen vida.

Al final del Todo, todo ha de doler.
Todo cambio necesariamente lastima, hiere.
Hiere en ese lugar que busca permanecer, que anhela eternidad en el tiempo…
Pero las cosas mudan de lugar, y parecen también tener vida.

El tiempo es tiranía…
O flagelo en los instantes…
A costa de mucho doler, es que hemos llegado a esta parte del tiempo…
El tiempo es eso que pasa, mientras las cosas mueren en su afán de perpetuar vida.

La vida es esa cosa chiquitita que late dentro tuyo…
Y hace bramar las entrañas de mi pecho…
Mostrándome que todavía hay vida…
Aquí dentro, y allí fuera.

Supongo que todo ese escenario es vida…

Ese escenario en el que te ví, también es vida.

Las cosas del mundo son del mundo y nuestras…

La muerte me tiene sin cuidado, porque aquí hay vida…

Y lato dentro suyo…

Y ella es sangre que brota todavía…

Supongo que las cosas del mundo son música,
…letras…
…pinturas…

…y silencios sin escenario al costado de la ruta.

El tiempo pasa, lo sé

Y los que vienen han de partir hacia el poniente de sus mediodías…

Pero aun allí, a pesar de todo, es que nunca ha dejado de haber vida.

Anuncios

Un pensamiento en “Enantiodromia”

  1. Bellísimo poema Gastonelle!! Y comentarlo o decir algo de él es quitarle su sabirduría y su belleza…. Me moviste/conmoviste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s