LAS CIUDADES Y EL PERDON

Crátila no es una ciudad de las que pueden considerarse ordinarias. Hay dos Crátila que radican mediadas por la memoria. Una Crátila es la real, la ciudad en la que miles de viajeros lejanos anidan en busca de refugio por las inclemencias del paisaje desértico. Ciudad de callejones angostos, y laberínticos. Ciudad minada de pequeños mercados de aves y telas. Ciudad de bullicio y viento gentil en las noches de luna llena. Ciudad de mujeres voluptuosas que insinúan su cuerpo desnudo entre cortinas de seda por entre los balcones. Ciudad que se imanta en la retina del viajero por su combinación impactante de colores y sabores.

Otra es la Crátila que se recuerda, con el correr del tiempo. Esa Crátila tiene galerías que quizás nunca hayan allí estado. Posee ventanales de múltiples colores sobre las balaustradas del templo pagano que quizás, solo eran de verde índigo. Tiene esa maravillosa torre de marfil blanco, con una escultura de un semidios señalando al norte: cuando quizás, solo está señalando hacia lo alto.

Hay algo que separa a esas dos Crátilas: a esa que se ha visto, y a esa que es narrada.

Algunos han llegado a aseverar que hay tantas Crátilas como narradores. El impacto que genera una ciudad como ésta, hace tal vez, que el viajero tenga la necesidad de sentirla propia, y depositar sobre ella todo lo que ha buscado encontrar entre sus portones de hierro negro, y sus fuentes de aguas cristalinas.

Pero hay una tercera Crátila de la que aún no he hablado: es esa que mendiga entendimiento entre sus relatores. Esa Crátila es la que espera al espectador invariable… esa Crátila que anhela a ese dios que la liberará de la prisión de las pasiones. Esa Crátila que aguarda a que sus testigos lleguen a la comprensión de que las cosas trascienden sus percepciones de las mismas.

Esa Crátila, claro está, no existe…

Y nadie la ha visitado aun.

Anuncios

Un pensamiento en “LAS CIUDADES Y EL PERDON”

  1. Resulta mucho más fácil para nuestra naturaleza negar a la tercera Crátila que accederla.

    No voy a esperar una tercera recomendación de Calvino, jeje 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s