Michel Foucault – Filosofía y Psicología

Todo análisis que intente penetrar el discurso histórico tras la empresa de abandonar el tiempo cultural en el que respira suele caer en anacronismos y arbitrariedades de pensar categorías pasadas como las propias.
¿Es posible afrontar el peregrinar de la historia del pensamiento sin caer en el peligro que representa la extrapolación de cosmovisiones consuetudinarias, aplicando una idea abstracta y hegemónica de historia?
Michel Foucalt ensaya una respuesta dirimiendo reflexiones en torno a lo que él mismo llama una “historia factual”. Que, sin más, sería una historia de hechos concretos, de expresiones literales de un tiempo en sus diversos campos (literatura, sexualidad, religión, moral, poder). A partir de estas manifestaciones aisladas, comienza a ensayar hilos conductuales de relación entre estos campos hasta generar pequeñas líneas de contacto. De estas relaciones sutiles, re-construye pequeñas dimensiones históricas que van acrecentándose en el análisis hasta abarcar etapas que parecen no tener límites estables. Meditando sobre la literatura, la legislación, la episteme, las instituciones sociales de una época, en exégesis parcelada, dibuja una visión global que parece nunca agotar su carácter relacional. La visión de un tiempo respecto a la moral, por ejemplo, encontraría explicación en una cosmovisión históricamente previa; que sin embargo, debe su constitución a múltiples procesos que se encadenan múltiples con otros tiempos y sus respectivas dimensiones de cultura. La hermeneútica que emprende parece no encallar nunca en un punto fijo. Siquiera lo anhela. Es una empresa de pensar el devenir histórico de Occidente sin prefijar horizontes ni pretender alcanzar mojones discursivos. Pero tampoco es el suyo un pensar neutro. Por el contrario, observa a la dimensión filosófica como el espejo en el que Occidente ha reflejado su rostro. Es algo así como esta matriz desde donde se ha desenvuelto la aventura humana, y el espacio en donde han de ser desenmascarados los procesos de cambio. La Psicología, claro está, descubre el inconciente. Según Foucault, positiviza y hace científicas nociones que en la Filosofía se encontraban, si se quiere, en estado germinal – alma, hombre, mundo -. Pero sobre todo, recupera para el campo de las Ciencias Humanas el carácter de lo interpretativo, que tanto en el pensar había quedado relegado a un segundo plano (hasta que esta función del pensar era recuperada por las filosofías de Schopenhauer y Nietzsche). Entonces, al menos ésta es mi impresión, que la ficción de otorgarle a la historia un ritmo general centrado en una vaga noción de idea directriz, es compensado por un abordaje de tal fenómeno siguiéndolo como desenvolvimiento de los procesos humanos en el suelo germinal de la Filosofía; y allí mismo la Psicología y sus conquistas – para el pensamiento occidental – encaran a la historia como un “gran paciente” que recuesta su pesado cuerpo sobre nuestro mundo y es sometido a una terapia de análisis fragmentado.
Este cuerpo que en sus minúsculas capas, murmura silencioso una serie de conexiones – en muchos casos inabarcables – que prometen develar un sentido de unidad que se extiende en movimiento constante. Movimiento que se imprime sobre este espejo que nos devuelve imágenes sucesivas de un rostro tan vasto, como vastas son las miradas que apresa por su belleza.

P.D.: Y la vuvuzela se la meten en el orto.

Anuncios

6 pensamientos en “Michel Foucault – Filosofía y Psicología”

  1. Desde mi absoluta ignorancia le digo que entendí la generalidad del texto (espero), el enfoque de Foucalt para encontrar los nexos entre todas las cosas me parece tarea de un obsesivo importante, y que espero esté a mi alcance ya que me despertó tremenda curiosidad el hecho de poder extrapolarse del momento histórico y tener una visión temporal, más bien omni-abarcadora de la realidad y sus distintos fenomenos.
    Lo felicito, en el año del Mundial, corrección de la PELOTA[U]dez, por fomentar el movimiento neuronal.

    1. “Tarea de un obsesivo importante”. Si alguna vez, tenés tiempo y te “pinta la reflexión”, te recomiendo buscar en youtube, una entrevista que le hace Alan Badiou a Foucault. Verás no solo lo obsesivo que es, sino además en que nivel se encuentra.

      Gracias.

      P.D.: Hoy me desperté generoso. Te dejo el enlace de la entrevista en cuestión
      P.D.2: No, no siempre me levanto a las 17:56.

  2. Ay, Gastonelle…perdoname, leì sòlo un pàrrafo…
    Sos un divino Gastuuuuu..( te puedo decir Gastu?) pero uff…Foucault….habrà disfrutado de la vida?? habrà salido a , no sè, comer un asadito con amigos,tomar unos tragos, mirar Petete y Trapito…no sè…habrà hecho cosas màs divertidas que cavilar tanto? Yo espero de todo corazòn que si…me caìa bien Foucaullt! pero siempre tan preocupado…
    Lo justifico si ganaba buena guita, la guita no hace la felicidat pero còmo ayuda, decìan los autenticos decadentes!
    Bueno chau! sos muy grosso Gastu!
    La tia Inquieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s