BLOW MY WHISTLE (o ¿Por qué no le pedís a un africano que te coloque la VUVUZELA donde corresponde?)

sopleteame la cornetaYo se que digo barbaridades contra el fútbol. Y es que no me gusta, no lo voy a negar aquí, y no voy a pretender que ver un par de partidos del mundial cambie este hecho. Es decir, me gusta el deporte, “platónicamente”. Pero odio casi todo lo que tiene que ver con la cultura del futbol: los clubes, los campeonatos, los promedios, los pases, los hinchas, los futbolistas y sus botineras, los negocios mafiosos, el fanatismo, etc.

En contadas ocasiones, me he sentido muy cerca a perdonar todo y ver con buenos ojos al llamado deporte nacional: durante algunas actuaciones inspiradas de la selección, cuando era chico y acompañaba a mi papá que colaboraba en un pequeño club de barrio o cuando pude leer algunos relatos de Fontanarrosa basados en este deporte. Todos estos motivos, lamentablemente, se devalúan frente al fenómeno de masas.

Pero aunque el fútbol me resulte odioso, no significa que no pueda distinguir entre dos males. Sucede que, antes que comience este torneo, había visto en algunos partidos internacionales –o  más bien “escuchado”- la presencia constante de un zumbido.

Me preguntaba ¿qué clase de artefacto infernal producía ese ruido de porquería? Y la respuesta vino como una suerte de referencia cultural obligatoria de parte de cuanto periodista deportivo tuvo un micrófono en las manos estos días: se trata de las “vuvuzelas”, que no son otra cosa que unas vulgares cornetas, a las que llamamos así solo para estar más a tono con la ocasión.

Frente a esto, hay que reconocer que elaborar una rima para alentar a un equipo, partiendo de una melodía popular, y organizar a un grupo de neandertales para cantarlo, requiere de cierto esfuerzo y creatividad. Quizá equivalente al que se esperaría de un bonobo amaestrado, pero no vamos a ponernos en plan exigente. Por otro lado, producir un molesto zumbido constante es algo que bien puede programarse en una computadora una vez y olvidarse para siempre. Podríamos ver el partido por televisión, demoler todas las tribunas de todas las canchas del mundo –utilizando el terreno excedente para sembrar soja- y dejar que el infernal sonido cocine nuestros tímpanos poco a poco.

Pero me niego a aceptar este retroceso y a abrazarlo solo por moda, solo porque viene del otro lado del océano. Por eso, vamos a defender desde este lugar la autenticidad que encierran las primitivas barras y sus canciones –frente a las estupefacientes vunuzulúelas o como se llamen- donde el hincha da lo que puede de si –el no tiene la culpa de tener el coeficiente intelectual a temperatura ambiente- para alentar al club o la selección de sus amores y provocar al contrario. Y para ello, nada mejor que una clase práctica con Capusotto.

TONY

Anuncios

11 comentarios en “BLOW MY WHISTLE (o ¿Por qué no le pedís a un africano que te coloque la VUVUZELA donde corresponde?)”

  1. “Ahora vamos a tomar una tomar una canción con una melodía y una letra muy delicada para transformarla en un grito de guerra para que 8.000 sub-normales con su sistema neuronal desvastado pueda cantarla toda junta en la cancha…”

    Los hinchas y su musicalidad aportan al pintoresco fenómeno del fútbol un elemento indisoluble a su naturaleza. Con las “gradas” vacías no hay fútbol; ó , si se quiere, es un fenómeno incompleto.

    Otra cosa es aquello de ciertos energúmenos que han poblado el escenario de las tribunas en base a violencia y prácticas proto-humanas. Pero en el mejor de los casos, estos individuos son no más que reflejo de nuestra propia marginalidad como sociedad.

    Lo de la vuvuzuela, sí, pueden metérsela en el ojete sin ningún tipo de problemática moral.

    Y es una lástima que no te guste el fútbol…por vos, digo.

    Muy buen post.

  2. corrrrnetaaa! decile corrrrrnetaaa!!! ma què vuvuzela ni que 8 cuartos! es la corrrrneta argentina! y los cantitos de la cancha, lejos los mejores los argentinos! Me encantò el video de Capusotto y la foto del viejo que se colocò la vuvuzela en el upite sin vaselina…
    A mi tampoco me gusta el fùtbol, quevacer, pero quiero que gane Argentina, me da tiempo libre sin dar explocaciones..
    Saludos muchachos!
    Tia Inquieta

    1. Bromas al margen… es lo mismo que una corneta verdad? Recién escuchaba que la diferencia es que la “vuvuzela” es hueca, pero no se como son las cornetas tampoco, asi que no tengo referencias, lamentablemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s