FACHO MONTONERO

Stalin nombraba a los que no pensaban como él fascistas, en pos de la “libertad”. El Estado de Israel nombra a los que no piensan como ellos fascistas, en pos de la “tolerancia”. Los palestinos tildan al Estado de Isral fascistas, en pos de la “soberanía nacional”. Estados Unidos tildaba de fascista a Perón, en pos de la “democracia”. Perón tildaba de fascista a Branden (Embajador norteamericano en Argentina, en aquellos tan buenos años), en nombre de la “dignidad”.

Muchos en la actualidad tildan de fascista al gobierno actual, por mera repetición de lo que aseveran ciertos grupos concentrados de poder con claras intenciones golpistas. No he encontrado una justificación razonable a tal adjetivación (de fascista al gobierno actual), salvo la intolerancia hacia una idea progreso nacional y hacia la democracia en su sentido primordial. Conceptualmente hablando, es absolutamente incoherente la asociación de un término como el de “fascista” con las políticas sociales, económicas, o políticas llevadas a cabo por el gobierno actualmente en el ejercicio del poder. El fascismo por definición es:

I. Una configuración social de poder centrada en un grupo reducido, que anhela el funcionamiento social en base a un consenso absoluto en lo referente a sus prácticas.
II. Por definición está estrechamente vinculado con la utilización de la violencia para erradicar oposición dentro de la sociedad. Existe una fuerte presencia del aspecto militarista, como así también de la idea de “chivos expiatorios” o “enemigos de la nación” que sirven como la imagen de un Otro que cohesiona a las masas en base a un odio común.
III. Además el fascismo como sistema político y paradigma ideológico de mediados del siglo pasado, está vinculado a una exaltación exacerbada de los rasgos característicos de la tradición de un pueblo en detrimento de las culturas ajenas: ya sea que hablemos del plano racial y de la lengua (Tercer Reich), de las glorias pasadas y prototipo de hombre antiguo (Italia Fascista) o de la religiosidad (Estado de Israel).
IV. Utilización global de los medios masivos de comunicación para justificar, o bien desvirtuar la realidad en beneficio de la postura ideológica que se intenta transmitir.
V. Unilateralidad de las decisiones políticas, económicas y sociales, sin ninguna intención de conciliar posturas tomadas con facciones ideológicamente disidentes.
VI. Búsqueda de un sistema de relación social verticalista, en el que “El” o “Los Líderes” representan el espíritu del pueblo y la voluntad indiscutible del Estado.

También se habla de “fascismo de izquierda”. A mi gusto es una connotación arbitraria, un “hematoma semántico” interesante de analizar; concesión que se han atribuido ciertos pensadores pero que podemos llegar a asentir con ellos que existe tal cosa, saltando por alto el punto VI de la exposición para evitar demás disquisiciones.
Configurado ya un marco teórico que sostenga la exposición, creo que queda en claro que es impracticable la enunciación de “facho-montonero” para dirigirse a los gobernantes de turno. Y se desenmascara además el nivel de repulsión fascista de los que lo enuncian deliberadamente, pareciendo olvidar lo que ha vivido este país a causa del verdadero fascismo.
Si se tilda de tal calificativo por el solo hecho de que la pareja de gobernantes (elegidos democráticamente) han formado parte de la agrupación “Montoneros”, creo que también he demostrado la inviabilidad de tal caracterización. El hecho de que un movimiento político haya tomado la decisión de armarse para manifestar su repudio a un determinado modo de entender la política en la tradición argentina, es un tema que debe ser analizado en otro ámbito de discusión.
Allí sí, ya entraríamos en el plano de la discusión ideológica. “¿Está mal que un grupo de izquierda se alce en armas para desmantelar prácticas políticas que conducen a la Nación hacia una suerte de Estado-Colonia?”. Una interpretación conservadora se pronunciaría decididamente en contra. Una interpretación de derecha podría incluso coincidir, pero distanciándose del concepto de “propiedad” que enarbolaría una mirada socialista. En cambio una observación de tendencia de izquierda incluso ni se lo preguntaría, ya que se encuentra instaurado en sus propios cimientos teóricos.

Pero hay que enfatizar dos cosas. El matrimonio Kirchner no coincidió con la decisión de Montoneros de armarse militarmente. Y que la utilización de la violencia no hace a un Estado, a un grupo o a un individuo necesariamente fascista, ni delincuente, ni terrorista. Sino San Martín sería un facho-montonero. Y deberíamos poner en la misma bolsa a un General Manuel Belgrano con un pibe-chorro. Y creo que ello no habla mucho de nuestra claridad conceptual. Lo que quiero decir con este segundo punto, es que la violencia no es mala “en sí misma”, sino que cada análisis de un acto de violencia no puede desentenderse de su trasfondo histórico.

“¿Montoneros fueron criminales?” Para Hadad y su concubino Eduardo Feinmann sí (y para muchas otras personas también). Pero esa es una postura ideológica, no una aseveración objetiva. “¿El Estado fue criminal?” Objetivamente si. “¿Por qué?” Porque accionó en desmedro de todas las garantías y derechos que legalmente debe proteger y es su máximo deber resguardar.

En modo de conclusión, diré que utilizar el término “facho-montonero” como alegoría, metáfora es lingüísticamente plausible. Pero esconde inexpugnablemente un posicionamiento pseudo-ideológico y una empobrecida postura respecto a lo que se entiende como “visión de vida”. Que dista ostensiblemente de mi perspectiva de las cosas.

Anuncios

9 pensamientos en “FACHO MONTONERO”

  1. Mmm… huele a zurdito aquí… no sé, no sé…

    No creo que alguna vez hayan tomado las armas los cosos estos, pero no les falta nada más: muy de izquierda no son (si para la gilada: igualdad, derechos, etc, pero hasta ahi nomás) y el verticalismo es casi un emblema de la gestión.

    Igual, te estás peleando con un término que se concibió como recurso humorístico.

  2. Me aburren sus respuestas. Que parto de un recurso humorístico?

    Ma’ ve’: y qué? Nadie lo piensa no-humorísticamente?

    Y no dejemos de recordar que muchas vidas parten también de un recurso humorístico. Y hay personas que son en sí mismas recursos humorísticos. Y no por eso la gente las desprestigia…salvo Marley.

    1. Con lo del humor, me refería a que muchas dicotomías que se emplean en discursos humorísticos no resisten demasiado análisis, porque están pensadas desde el absurdo y su principal cometido es hacer reir, no ser rigurosamente comprobadas en su vercidad.

      Nadie lo piensa humorísticamente? Evidentemente vos si. Y yo te respondí porque vos encontrás como un impedimento para el facismo de izquierda la cuestión de la verticalidad, pero es evidente que en este caso “los líderes iluminados” son los K, “no hay nada a la izquierda de Nestor” diría el bigote quilmeño. Descalificando y oponiendose al resto de los movimientos de izquierda, parecieran ser “la única alternativa”. En fin, lamento aburrirte.

      1. 1. No negué el concepto de “fascismo de izquierda”. Solo lo acepté a regañadientes (si vos tenés argumentos para justificarlo, pues venga).
        2. Te recomiendo que releas lo que he escrito primero, y fundamentes apropiadamente eso de que los K son “fascistas de izquierda”. Es fácil repetir lo que se lee en el Clarín. Se lo he enseñado a mi gato en menos de tres días.
        3. ¿Los K son la única alternativa? Creo que ni ellos mismos se claman así. Para mí es así, pero no hay nada de mi parecer volcado en el post y aclaro que es solo una postura absolutamente personal y, como tal, renuncia a toda pretensión de objetividad universal.
        4. El verticalismo es el único factor que tenés para justificar tu postura? El verticalismo como relación social de poder en las masas si puede ser considerado fascismo. Hitler por ejemplo, como líder supremo decía, y lo tenía que obedecer hasta el granjero Vans y su mujer Olga.
        5. Espero.

  3. mmm no se puede ser fascista y de izquierda…1: que tengan ciertos elementos parecidos es una cosa PERO el fascismo no es ni siquiera una idea complementaria a la Izquierda; 2: los Kirchneristas de izquierda??? NO tener una política social decente no es ser de izquierda; 3: los Kirchneristas fascistas? NO que tengan llegada a la “masa” no significa que la manejen así como así… si viviéramos en un régimen o Fascista o de Izquierda (Stalinista y/o Cubano) este debate no seria posible.

    1. Es posteo es tan viejo que ya había olvidado de su existencia. Alegra que haya gustado y sobre todo que haya servido de espacio para sus reflexiones y participación.

      Abrazo!!!

  4. Los últimos dias hubo mucha actividad desde google buscando el término “fascismo”. Tambien se buscó “culo de mandril” “culo de mono” “comunicacion telenube” y “videos de wachiturras cojiendo”, dicho sea de paso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s