visto y oído 1: llegando tarde

Luego de 10 horas de frenético trabajo nocturno, llego al estudio a bordo de un colectivo cargado de pavos disfrazados de estudiantes, con la mirada desorbitada y comunicándose a los gritos. Al tiempo que mis nervios se crispan recuerdo que mi ipod está completamente inutilizable y, resignado, dejo que los rayos de la mañana calcinen  mis instintos homicidas.

Luego de bajar del transporte en el que las criaturas continúan dando alaridos aunque ahora coordinados por una mujer mayor, al mejor estilo de la primaria, me dirijo al sur. Sé que voy tarde y el dolor de garganta que me acompañó toda la noche se acentúa un poco más. Me recuerdo visitar la farmacia en el primer momento libre, al tiempo que concluyo que haber trabajado semidesnudo, vestido solo con medias a rombos y un antifaz para ponerle onda al asunto no fue la mejor idea del día anterior: el resultado es bastante duro, como la realidad y el silencio de la madrugada. Pero zafa, que se yo. Creo que no está tan mal para 10 horas. Mientras pienso esto me congratulo y vuelvo a considerar que si me gustara un poco menos dormir y tocar la guitarra podría dominar al mundo. O hacer un trabajo más decente. O tocar la timbaleta. Me imagino que el cóctel de pastillas debe haber ayudado un poco al resultado, como al hecho de que venga también desnudo a trabajar pero usando corbata, para disimular el desvelo en el rostro. Una de las colegialas que bajó en la misma parada me pide que le “tire las agujas”, y mientras considero las implicancias legales de lo que imagino que me está proponiendo, me acuerdo de los antibióticos y le pregunto si la farmacia estará abierta, a lo que me responde “de par en par”. Caigo en cuenta que las agujas quedaron junto al velador, así que me disculpo gentilmente y decido que será mejor parar en la droguería antes de llegar a la oficina, porque hoy va a ser uno de esos días en que todo se recuerda tarde. Camino hacia el mostrador. En la entrada, la vieja de la caja me otea con la misma cara de siempre por encima de los anteojos y continúa formando torres con moneditas de 5 centavos. Me dirijo a la farmacéutica que, para compensar, siempre atiende con una perfecta sonrisa y le digo “10 afonisan, por favor”, también mostrando los dientes. Mientras prepara el producto responde “serían $18,50”. Pago con un billete de 20 y me requiere amablemente 50 centavos. Mastico indignación mientras observo de reojo que la cajera sigue apilando centavos, pero le entrego la monedita destinada al colectivo solo porque su voz suena aterciopelada cuando habla de números, compuestos y miligramos. Me consulta si es para llevar o para consumir en el lugar, haciendo una pregunta por demás capciosa si consideramos que no traigo bolsillos y que tiene el tamaño de una pizza mediana con palmitos. Solicito el envío a domicilio, pero la farmacéutica se disculpa y me aclara que no trabajan más con correo argentino porque “son todos unos drogodependientes de mierda” y ante mi cara de consternación agrega “pero si queres después nos tomamos algo en mi departamento”.

Estoy llegando a Tribunales y me veo de nuevo en el colectivo, de pie y a dos pasos de la puerta. Empujo al ave de corral más próxima que viene riendo con sus congéneres, parado desencajadamente en el pasillo, y toco el timbre. Mientras desciendo se escucha a coro “le damos la despedida, le damos la despedida…” y se me escapa una sonrisa. Hace frio, estoy completamente vestido pero no llevo corbata.

TONY

Anuncios

11 pensamientos en “visto y oído 1: llegando tarde”

      1. Cerca. “Ex” “jugador” “del” “Calcio”. Ahora creo que le pinta más el iodo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s