INGMAR BERGMAN DIXIT

El cine como proyección de un estado de conciencia de un sujeto particular. Un sujeto particular profiriendo voces a aquello lejano: que se devela como necesariamente universal. La “irrealidad” de la realidad propia del séptimo arte (la irrealidad propia del devenir de la conciencia en esto que se entiende como vivir).  Alguien a quien considero uno de los más importantes intérpretes del director sueco, Ingmar Bergman, dijo alguna vez que el mismo fue el que más cerca estuvo de Dios en la empresa de creación cinematográfica.
Acercarles un vistazo de la obra, es solo el comienzo, de lo que creo, una aventura que nos lleva toda la vida el indagar: el silencio de Dios.

Bon apetit!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s