An American Carol

Anoche alquilé una película, y entre los comerciales previos encontré la publicidad de una que lleva el nombre de este post. No pude encontrar desafortunadamente en la net el trailer que tenga subtítulos al español, pero creo que el inglés que aparece es bastante básico y puede ser captado por un espíritu ávido e intrépido (o qpor uno que haya visto series americanas durante muuuucho tiempo).
Al observar tal trailer, me invadió una sensación sumamente extraña, ya que me pareció no una “comedia” (tal como se vende la película en cuestión) sino una propaganda política disfrazada de comedia desastroza. Debo reconocer no obstante, que el mercado norteamericano en la importación de comedias ha llegado a los niveles de hacer reír a un organismo unicelular. No me deja llamar la atención sin embargo, el director y el elenco que componen “An American Carol”; una película a mi criterio que solo en el trailer ya exclama una serie de prejuicios y mensajes sumamente groseros.
¿Habrá que verla para juzgarla con mayor objetividad? Sinceramente, no creo que este caso así lo amerite.

P.D.: Este es indudablemente una manifestación ideológica de la derecha norteamericana para desacreditar a un personaje crítico del sistema imperialista norteamericano. Y el problema no reside en el hecho de que los norteamericanos tengan o no tengan una derecha política, sino en el hecho de que tengan que recurrir a recursos tan bajos como para atacar a un cuestionador del sistema. Y cuando recurrimos a tales elementos, significa quizás, que dejamos de tener argumentos.

Anuncios

12 pensamientos en “An American Carol”

  1. La película parece bastante graciosa (tendría que verla para asegurarlo). Conociendo las comedias yankees, el final debe estar bastante cerca de un “punto medio”, de un “todos debemos respetarnos y convivir” o un “la diversidad es lo que hizo a América” e incluso alguna crítica certera al sistema (si hollywood le encanta creer que progresista, o no son acaso los primeros que se oponen a guerras y políticas republicanas?). Pero habría que verla. Igual, creo que lo de la intencionalidad y esas cosas es solo porque te lo tocaron al dogor, a mi en cambio el tipito no me agrada demasiado y la parodia se ve tan “torpe” como nos quiere hacer creer Moore que es el mismo en sus reportajes.

  2. Es simple: la historia de la película intenta desacreditar a Michel Moore y todo su trabajo, siendo una apología del militarismo norteamericano y la violencia. Fijese que como en “A carol chrismas”, tres personajes de la historia norteamericana interactúan con Michael Moore para volverlo proclive y partidario del sistema imperial y militarista norteamericano…”hacerlo patriota”, como bien se ve en el trailer (ahí es justamente en donde los prejuicios a los los árabes por ejemplo cae como anillo al dedo). Ahora bien, lo que realmente pensé en la película cuando la ví, fue en el régimen nazi: exaltación del espíritu patriota, caricaturización de los opositores, utilización de recursos y/o slogans superficiales para la seducción de las masas.

    Y no soy tan adepto de Moore como para que este post tenga su génesis en la “molestia a que le peguen”. De hecho solo debo haber visto una cuarta parte de alguna que otra película del gordo (además de descubrirlo por primera vez en un video de Rage Against the Machine…Sleep now in the fire, recuerdan?). La película de hecho me dio primero asco, después una suerte de contracciones en el puño, y finalmente preocupación. Porque cuando dije en el post: “cuando recurrimos a tales elementos, significa quizás, que dejamos de tener argumentos”; en realidad lo que me hubiera gustado poner es que me preocupa cuando la “mala derecha” hace este tipo de manifestaciones públicas, porque significa que los contrapesos sociales se han perdido y empiezan a mostrar la cara nuevamente (pierden el miedito, por decirlo así). La asocie con la manifestación en apoyo a la dictadura del 76 que harán acá en Tucumán el 24 de marzo: las ratas han perdido el miedo a la luz. En otras palabras: para que la derecha norteamericana tenga que recurrir a películas de mierda para desacreditar a un gordito que con una cámara pedorra anda criticando a su país, al menos a mí me hace pensar. Y hablamos de la derecha norteamericana caballeros, y no de los gorditos con bigotes y nariz de payasos que tenemos por estas latitudes.

    Y hagamos el paralelo acá por un momento, al menos como ejercicio mental: cuando salen los musulmanes detrás de las rocas, en una película hecha acá ¿quiénes saldrían?: ¿los chilenos, los bolivianos o los paraguayos?

    1. La verdad que tienen razón…debería venir el sociópata de George Patton y darle una buena patada en el culo a este gordo de mierda, porque el que cuestiona a su país no es patriota: y el que no es patriota merece toda la humillación pública que pueda recibir. O no?(((((88)))))

    2. Es una comparación injusta: chilenos, bolivianos y paraguayos no se auto-inmolan ni prometen derribar al gobierno. Porque si nos ponemos a hacer comparaciones, el que critica acá es desestabilizador, golpista y siempre digno del descrédito por haber sido hijo de un hermano de un amigo de un represor.

      La desacreditación es una estrategia sucia. Indefendible. Pero todavía dudo que sea eso lo que busca la película, y lo voy a dudar hasta verla.

      1. Pero los inmigrantes le quitan el trabajo a los ”hijos de esta tierra”. Y la comparación es solo sí una analogía bastante lejana, ya que el gobierno argentino no produce genocidios y los encubre bajo el elegante nombre de ”daños colaterales”.

        El que critica este gobierno en los medios masivos sabemos que lo hace por intereses económicos, y de ello creo que no hay ninguna duda (y los que lo hacen en sus hogares, EN SU MAYORÍA, es por moda). La crítica de Moore no es a un gobierno en particular (los norteamericanos en sus autocríticas son mucho más inteligentes y coherentes que nosotros), sino a una doble moralidad norteamericana y a las mentiras que pronuncian sus gobiernos desde hace ya mucho tiempo para mantener ”democracia” en el interior en base a ”masacres” en el extranjero.

        Véala amigo y después me cuenta. Yo creo que he dejado en claro que no lo haré.

    1. no confundamos… el estado de Israel no tiene la culpa de que en su proceso de expansión ocurran daños colaterales.

      Igual la ley del Talión siempre me pareció divertida, hay que ver cuando es necesario dejar de aplicarla para que se termine la rueda…

      1. “(…)el estado de Israel no tiene la culpa de que en su proceso de expansión (Y GENOCIDIO DE NEGRITOS MALPARIDOS, te faltó decir) ocurran daños colaterales”. Así sí.

  3. Tengo un problema con eso de colgar videos de youtube cada rato. Tengo un problema con eso de colgar videos de youtube cada. Tengo un problema con eso de colgar videos de youtube. Tengo un problema con eso de colgar videos de. Tengo un problema con eso de colgar videos. Tengo un problema con eso de colgar. Tengo un problema con eso de. Tengo un problema con eso. Tengo un problema con. Tengo un problema. Tengo un. Tengo.

    Glup…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s