Sin palabras…

Bah, sin palabras es un decir…les cortamos las manos, antes de quemarlos vivos en algún espacio público.

Anuncios

7 comentarios en “Sin palabras…”

  1. A las cosas por su nombre. Hay una razón de fondo que promueve este tipo de conductas: la corrupción de nuestra sociedad en todas sus dimensiones. Creo que es un lugar común y tentador caer en la idea de que en realidad existe una realea de justos (el pópulo, la mayoría -nosotros los ciudadanos de bien) que es dominada por un par de “delincuentes inescrupulosos”. Pero estos inspectores en cuestión, así como los políticos de los que nos quejamos todo el tiempo, o los pibes de los cuales renegamos cuando salen a matar por unas alpargatas, son resultado de nuestras conductas. En otras palabras, han sido formados en base a pautas de relación preexistentes en los cimientos de nuestra cultura. Por un lado nos rasgamos las vestiduras por tales prácticas, pero en otros casos (cuando nos es conveniente) las consideramos sino necesarias, acaso naturales. No creo que el problema sea “ese” político, o “esos” inspectores, sino la sociedad que los ha criado y les ha infundido que tales prácticas son tolerables.
    En Tucumán votamos a Bussi en elecciones democráticas, pero después nos consideramos defensores de la libertad. Y tal vez podemos seguir el ejemplo un poco más lejos: la dictadura argentina del ’76 no hubiese tenido efecto si una cantidad importante de la población no la hubiese apoyado o simplemente aceptado como un mal menor. Al nivel nacional votamos a Menem en tres ocasiones, y defendimos regímenes atroces a lo largo de nuestra historia, pero de repente nos embanderamos en ideales justos y nobles cuando algún gobierno simplemente no nos gusta (con solo pensar en la relación del grueso de la sociedad con el gobieron actual, es suficiente). Siempre es mucho más sencillo ver nuestros defectos como comunidad en terceros objetivables. En algún momento, en alguna región del mundo, fueron los judíos. Después los negros, o los árabes. Ahora son los políticos, mañana serán los extranjeros de los países limítrofes…y creo que nuestra exacerbada necesidad de proyectar en terceros nuestros males no conocerá de límites: al menos claro, que nos miremos al espejo con honesto interés en resolver nuestros problemas. Y cuando ese momento llegue, deberemos también pagar por las consecuencias que nuestra falta de juicio ha desperdigado por el mundo.

    Claro que me encantaría verlos a estos tipitos prenderse fuego, o que se les corte las dos manos. Pero sé también que eso no resuelve nada, porque en la medida en que la sociedad no modifique sus prioridades y su triste moralidad, no dejarán de caer sus frutos podridos.

    Somos testigos de esta estructura corroída: y como tales, también cómplices.

  2. Ah, y un dato no menor: Dios es fanático de los argumentos ad hominem…son sus favoritos. Seguidos por los argumentos contrafactuales: “Si me hubieran hecho caso, ahora no estarían así…”

    Para pensarlo…

  3. Mira lo que dice la mujer que los llamó a los municipales.

    Dicho sea de paso, la persona que hace las entrevistas es julito marengo.

    1. Y claro, la declaración de la señorita exhuma de manera perenne a todos los responsables del tránsito en nuestra provincia, que tan justos y respetuosos de las leyes han sido desde que han emergido en nuestro planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s