¡más confesiones vergonzosas de este pusilánime!

Para continuar la onda gastronómica de los últimos posteos, quisiera hacer otra íntima confesión: tengo una suicida adicción al mate.

Podría decirse que, cuando era un mozalbete, tenía estomago de pobre. Porque era pobre, si, pero fundamentalmente porque comía cualquier cosa y nada me podía “caer mal”. Tampoco eran un problema las cantidades. Lo único que nunca pude consumir son los alimentos demasiado grasosos debido a una temprana hepatitis que me dejo inapetente de estas porquerías para siempre, pero fuera de eso –que no llegaba a hacerme daño tampoco- era perfectamente capaz de comer mi plato y el del vecino si se descuidaba.

Lamentablemente, el stress elige donde golpearnos: no soy de los que empezaron a perder el cabello a los 20 años –tengo unas pocas canas por herencia genética desde siempre-, no sufro perdida de la memoria –soy naturalmente distraído y descuidado con las mismas cosas-, hasta mi insomnio depresivo-existencialista-adolescente se curó definitivamente… pero la vida moderna decidió sumarme un achaque impensado: una inoportuna gastritis.

Inoportuna porque los picos de “stress” o tensión son coincidentes con los momentos ideales para un buen mate, o cuando necesariamente uno reemplaza la dieta habitual por sándwich, empanadas y pizza, durante períodos prolongados. Un tiempo de “curación” posterior se hace indispensable y aquí es cuando la adicción al mate nos arrastra al círculo vicioso que se produce por la propia incapacidad de abandonar por mucho tiempo este brebaje del demonio.

Por ahora encuentro más factible que Dios, el ejercicio, la comida sana o, de últimas, un terremoto de grado 9 terminen con este incómodo y patético padecimiento a que pueda sobreponerme al impulso de poner a calentar agua antes de sentarme a trabajar.

(Escrito mientras esperaba que el agua alcance los 80°C)

TONY

Anuncios

13 pensamientos en “¡más confesiones vergonzosas de este pusilánime!”

  1. Y este sale sin videito, para que no se me acuse de hacer de este sitio una sucursal de youtube, cosa que en realidad no tiene nada de malo ya que por mi podrían borrar todo el internet y youtube solito justificaría la existencia de las computadoras.

      1. Y panza de oficinista. Llena de jugos gástricos de alien. No es mi caso porque hago 3000 abdominales por día y subo bolsas de cemento por las escaleras por puro deporte y para ayudar a los capacheros.

  2. A mi me gusta la coca light, pero no x dieta, sino porque es muchiiiisimo mas rica que la comùn. La coca zero no me gusta para nada.
    Yo no sufro de gastritis ni nada parecido, preo el stress me hizo hipertensa desde chiquita ( y x herencia de mi papi)….y lo peor es que me encantan los alimentos saladitos!
    Yo tambièn soy adicta al mate, pero me gusta compartido…
    Y me gusta como venga: dulce o amargo.
    Beso!

    1. E! qué te pensás que es esto? Yo me quiero casar y Ud?, no nena, esto es un blog SERIO, o en serio, o mejor me tomo una coca porque estoy mareado…

  3. Inquieta, no quiero pensar que está sugiriendo que no ha leído absolutamente toodo el contenido de este sitio que más que un blog es una forma de vida… mejor echemos un manto de piedad sobre el asunto. Shalom.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s