¡NO hay una “chica sexy” que pueda distraer del hecho que en esta publicidad se está vendiendo un artefacto que produce QUESO RALLADO HUMANO!

Lo confieso: soy un espectador serial de propagandas de compra por televisión. Pero no hablo de esas que se ponen en las tandas publicitarias, me refiero a sus versiones extendidas, a esas que tienen un canal dedicado al efecto.

Sucede que prácticamente no veo nada en la “caja boba” –tengo un lcd al cual ni siquiera me molesté en extenderle una conexión o una antena porque solo lo uso para ver películas o para la playstation- pero para justificar la existencia del viejo aparato y la cuota del cable, generalmente la enciendo antes de dormir. Por otro lado, la televisión local es mortalmente aburrida. No soy de los que creen que la televisión debería enseñar algo, pero las producciones nacionales, lamentablemente, son un bodriazo. Y quizá todavía existen buenos productos entre tanto mamarracho –en una época en que no tenía cable pero tenía mucho tiempo libre supe encontrar estos “puntos altos”, que no eran precisamente exitosos, tal es el caso de “cha-cha-cha”- pero estoy seguro que no merecen el esfuerzo. Entonces uno comienza a importar televisión. De películas aprendidas de memoria o armadas mentalmente en 2 o 10 emisiones diferentes a series norteamericanas.

Pero el caso es que en pocos minutos es difícil seguir una serie. Uno no logra profundizar en los personajes, no alcanza para tomar partido en el argumento, encuentra errores que en otras circunstancias perdonaría fácilmente, o simplemente no entiende ni medio. Porque es desorientador descubrir que justo la semana que te perdiste el programa se murió algún personaje importante. Y uno se acostumbra a reconstruir el episodio faltante y termina aplicando este razonamiento a todo, con resultados caóticos. Una cosa es haber visto la mayoría de los capítulos de Buffy y enganchar alguna vez el spin off con el protagonista masculino, y otra cosa es ver que después anda detrás de una antropóloga sexy y tener que preguntarse “¿Qué fue lo que me perdí?”. O ver a Mónica haciendo de administradora en un hospital y un tiempo después de madre divorciada. O directamente besándose con Rachel.

Y esto nos deja solo las repeticiones tardías de los Simpsons y, cuando pasan algún mal capitulo, hacer tiempo viendo publicidades. Estos spots tienen algo hipnótico, detestable, cansador y repetitivo pero que lo empuja a uno a seguir mirando. Y luego de dar vuelta la grilla buscando algo mejor caemos de nuevo en el mismo lugar. Con hastío empezamos a ver la cara del negro del Tae-Bo, gesticulando de manera desincronizada con el audio en español y haciendo piruetas como un papá mono mientras monitos más chicos lo imitan por detrás. A medida que el sopor se apodera de nosotros, perdemos pedazos de información, continuamos fusionando secuencias y de repente todo parece una comedia: los artefactos ofrecidos son dignos de una novela de realismo mágico, en un entorno de trucos de cámara y dramatizaciones burdas. Y es entonces cuando pasar de la publicidad de la exprimidora de frutas o del “smart chopper” sin escalas a la del Ped-Egg nos hace evocar una deliciosa pasta donde espolvoreamos el “quesito rallado de pies” y lo acompañamos con un delicioso “jugo exprimido de betabel”.

¡Bon appétit!

Anuncios

11 pensamientos en “¡NO hay una “chica sexy” que pueda distraer del hecho que en esta publicidad se está vendiendo un artefacto que produce QUESO RALLADO HUMANO!”

  1. La verdad que desconocía de este producto. Es una reverenda mierda (y no digo con esto que los otros productos, como esa mesita chota que podía alcanzar como 17850 posiciones distintas, sean mejores), y realmente lo que más me deja desconcertado es que existen personas en el mundo que lo han comprado…y deben estar condimentando los fideos con tuco de una manera que ni te cuento.

  2. Caramba… gracias a todos. Cuando la semana pasada entré brevemente vi las estadísticas -y lo bien que les iba- y había considerado ni molestarme en volver.

  3. pero volvimos a las stats pedorras, me parece que llegó la hora de usar nuestra arma secreta, el desnudo frontal masculino!!

    1. Exacto. Habría que deslizar en los posteos también algo como “conozca detalladamente el torso desnudo de Brad Pitt” o “compre ralladura fetichista de los pies de Angelina Jolie”

      1. me dió mucho asco ver que la doña tira todas sus células muertas a un tachito, además de la GRAN cantidad!

  4. Por Sony siempre pasan la del Te chino del Doctor Ming y del Abtronic, el tipito de ser un fofo pasa a tener una tabla de lavar en el abdomen…serà? y cuando la mina se lo pone para levantar la cola, se le frunce con cada patada electrica. Es como que dice “què me importa” pero con el culo. Terrible. Viva la poesìa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s