Al gaucho que llaman Uncaca

Lo descubrí a Uncaca. Y sí, era una persona que gritaba mucho. Aún antes de conocerlo personalmente. Pasan los años, y no se deja de añejar lo que bien ha asentado al corazón. ¿Qué querías, un poema?

No, simplemente tomé una cerveza con él. Porque resulta que mi historia de soledad autodeterminada arrastra cosas que no quiero dejar. Amigos, se les suele llamar.
Nos prometimos muchas cosas: implícitamente, tan solo nos prometimos una amistad. Quien cree más extasiadamente en lo que cree, es problema del tiempo…no necesariamente de amigos.

Nos expulsaron ilícitamente de una fiesta de hippies…de esos que usan armadura encubierta: ‘’Fire in the hole.”

Día de temblores, si es que los hay.

El amigo que descarriló, el cual no tiene remedio aparente…salvo existir. Volaba el cordel, ausente de responsabilidades por calle Santiago.

Sí, creo. En Mordi también, aunque el no crea en que la creencia es criterio válido para ciencia.

Creo en las cosas que inevitablemente han de existir. O lo que dure el tiempo en encontrarnos.

Aunque cueste una vida el reconocernos: acaso emerger.

Anuncios

11 pensamientos en “Al gaucho que llaman Uncaca”

  1. ¿soy un barrilete? quizás, me parece que en la búsqueda de la altura, del sol, de la felicidad me quede enganchado en las zapatillas de algún dealer… salud!

    y los hippies no nos expulsaron, nos fuimos por propia voluntad (así hablan los ganadores :P)

    creo, sí, creo, en algo, pero como sonaría aún más cursi de lo que soy usualmente, mis abogados dicen que me lo reserve.

      1. Y debo decir que en un momento de la noche, no se bien por cual razón, esa chica me estaba pegando a mí. Yo le dije “Qué pegas! Vení que te voy a dar unos chirlos!” La chica se aleja de mí, mientras yo la despedía con la siguiente aseveración: “Vés que sos burguesa!!”

      2. Gastonelle :

        Y debo decir que en un momento de la noche, no se bien por cual razón, esa chica me estaba pegando a mí. Yo le dije “Qué pegas! Vení que te voy a dar unos chirlos!” La chica se aleja de mí, mientras yo la despedía con la siguiente aseveración: “Vés que sos burguesa!!”

        además era una pusilánime, ya que apenas me pegó (a mi primero ya que soy el más lindo porque ustedes son muy feos) le dije que se la iba a devolver haciendo cara de Clint Eastwood en el “Feo, el malo y …” y se fue 😦

  2. No, no nos corrieron…explícitamente.

    Pero se prendió la luz, entonces un par de hippies rezagados saltaron por el balcón, al no tolerar la estricta rigurosidad de la luz. Salimos entonces. Caminamos, rumbo al poniente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s