Problemas de Originalidad IV – El Regreso de Pilatos

Para exponer el tema de la “autenticidad/originalidad vs cover/copia/réplica” debería quizás exponer un par de conceptos que me parecen pertinentes para la misma.
Walter Benjamín es un pensador alemán de tiempos de la Segunda Guerra Mundial, que advierte que por primera vez en la Historia Universal, la Reproductividad Técnica (la reproducción en serie del arte) emancipa a la obra artística de su existencia parasitaria en el ritual. ¿Por qué hablamos de ritual? Para Walter Benjamin, algo ocurre con la experiencia de deguste estético en su reproducción en masa propiciada por las revoluciones industriales: la obra pierde su carácter “sagrado” (lo que él llama el aura, y cuya definición es: La manifestación irrepetible de una lejanía por más cercana que ésta esté). Es lo que sin más, ocurre ante el espectador cuando está frente de un cuadro de El Greco, o delante de la Gioconda: si bien nos pueden separar unos cuantos centímetros de la misma, existe una distancia insondable entre el que observa y la imponente representación artística. Ritual debe entenderse como culto: tal experiencia en el arte antiguo devenía necesariamente en aportar al goce estético una suerte de carácter religioso. La autenticidad y la originalidad como conceptos que servían de soporte a la estructura de fruición estética, se diseminan ante el surgimiento de la reproductividad técnica.
Porque, ante los millones de discos vendidos de Dark Side of The Moon, ¿existe algún original entre todas las copias? En otras palabras, el concepto de originalidad y autenticidad que bien podría quedar adecuado conceptualmente cuando hablamos de “LA OBRA DE LEONARDO DA VINCI”, y nos detenemos ante uno de SUS cuadros.
La distribución de las obras artísticas entre millones de personas, hace que el peso compositivo de la experiencia artística varíe en relación en tiempos antiguos. Eso deriva en que el papel de espectador sea hasta casi activo, en comparación con la pasividad de aquel que observa obnubilado por la grandeza de un cuadro del Bosco. El espectador es partícipe activo del espectáculo, tanto o más que el mismo artista. (Es gracioso que la explosión de venta de discos de grandes bandas musicales en el siglo XX, es acaso uno de los pocos casos de sociabilización de un bien, del cual el capitalismo hace usufructo…).

Espero haber establecido elementos teóricos suficientes como para expresar lo que a mi parecer, es la continuación de un concepto hace tiempo muerto ya: el de originalidad y/o autenticidad de una obra (defendido vorazmente por sobre todas las cosas, por los derechos de autoría de las grandes corporaciones). La obra ya no es en primera instancia del autor, sino de los que lo reciben: y ellos, ante la estructura material de distribución de las mismas, son también partícipes y hasta incluso co-creadores de la experiencia estética. La experiencia artística finalmente, con la reproducción en serie, desborda fuera de los límites institucionales, que habían sido erigidos por la tradición; desacralizar el misterio aurático (o el carácter sagrado de la obra) significa no otra cosa más que acercarlo a las masas y hacerlo accesible sin destruir la verdad que contiene.

Para finalizar, despliego dos temas musicales “cover” de artistas que deben haber más pensado en que con su música eran partícipes de melodías que los habían movilizado (o hasta incluso pensaban en rendir culto y homenaje a las mismas) que pensarlas meramente con un fin comercial. Y esto me parece, que es el curso natural de expansión y de pro-creación del arte en el siglo último.

Aunque si, yo creo también junto con ustedes los Elegidos, que la música nada tenía que hacer fuera de los setenta.

Gastonelle

Anuncios

6 pensamientos en “Problemas de Originalidad IV – El Regreso de Pilatos”

  1. Ajá! Es cierto que la experiencia del espectador respecto al arte cambia, aunque no se extingue la anterior: aun hay obras originales y únicas y en el caso de la música, aun se presencia en vivo..

    Ahora, la reproducción de estas obras desacralizadas implica no pervertir su verdad para que sigan percibiendose como parte de una misma creación… luego, muchos de los covers pierden este valor.

    Ahora lo dejo porque el fondo negro y las letras grises me estan haciendo ver barras diagonales en movimiento. O tal vez sean los 70, quien sabe.

  2. “La obra ya no es en primera instancia del autor, sino de los que lo reciben: y ellos, ante la estructura material de distribución de las mismas, son también partícipes y hasta incluso co-creadores de la experiencia estética. La experiencia artística finalmente, con la reproducción en serie, desborda fuera de los límites institucionales, que habían sido erigidos por la tradición; desacralizar el misterio aurático (o el carácter sagrado de la obra) significa no otra cosa más que acercarlo a las masas y hacerlo accesible sin destruir la verdad que contiene.”

    Totalmente de acuerdo con esto

    Es verdad que se pierde mucho de la “verdad” de una obra con su reproducción.

    Pero una obra reproducida que para algunos es una estupidez banal, a otros les cambia la vida.

    Si el remix cumbiero de hotel california te pareció una porquería, hay otras personas que lo consideran original.

    Para mi todo esto es muy subjetivo y depende mucho de la persona que aprecie la misma.

    Son muy pocas las obras que son verdaderamente originales (entiéndase que ninguna otra se le compara)

    Para mi la originalidad artística o de cualquier otra índole es un eterno mar de grises subjetivos.

  3. No hay que ahogarse en un mar de subjetividades. Si bien el arte suele tomar caminos “extraños” hay maneras de acercarse y comprenderlo. La rueda de mi bicicleta no es arte solo porque yo lo considere así. Por mucho que mi vecino aprecie y se emocione hasta las lagrimas con el remix de Hotel California (y que este pueda llegar a ser una obra de arte, independientemente del motivo original), sabemos objetivamente que el hecho artistico es anterior y superior musicalmente y que el nuevo producto no existiria sin el primero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s